TLAXCALA, RUTA COMERCIAL DE LA DELINCUENCIA

Municipios / TLAXCALA, RUTA COMERCIAL DE LA DELINCUENCIA


AUTOR. Miguel Ángel Lara Nuñez


En municipios como Tepetitla, Ixtacuixtla, Nativitas y Zacatelco, el paso de personas que roban y venden combustibles se ha incrementado; la entidad sigue siendo un paso obligado, ahora de delincuentes

Los hechos ocurridos hace unas semanas en el Estado de Puebla y algunos de sus municipios que tienen que ver con el robo de combustibles, así como las recientes detenciones, mantienen en alerta la vigilancia en la zona sur del Estado de Tlaxcala.
Aunque algunas corporaciones policiales no hablan del tema, ya destinaron patrullas y personal para poder hacer rondines constantemente e identificar a personas o vehículos que se mueven transportando hidrocarburos de manera ilegal.
En los municipios de Ixtacuixtla, Tepetitla, Nativitas y Zacatelco, principalmente, el paso de huachicoleros ha aumentado sus cifras, situación que ha hecho que Tlaxcala continúe siendo una ruta comercial, pero ahora de delincuentes y ladrones de diésel.
A pesar de que se tienen identificadas las rutas por donde comúnmente transitan, sólo las policías municipales y la policía estatal se mantienen al tanto, y pues el ejército y seguridad física de Petróleos Mexicanos (Pemex) vigilan cerca de los ductos.
El presidente de comunidad de Villalta, en Tepetitla, dice reconocer los caminos por donde es frecuente que los ladrones de combustible se conducen hacia el Estado de Puebla, principalmente hacia el municipio de Texmelucan.
Incluso mencionó los posibles horarios en que transitan, aprovechando que la seguridad se ocupa en vigilar el resto del municipio y algunos habitantes que dan los avisos para que los delincuentes puedan pasar.
En Ixtacuixtla, para venir de Nanacamilpa, donde roban combustible, hacia la zona sur de Tlaxcala, utilizan la carretera que pasa por la comunidad de Atotonilco; ahí se han logrado detener algunos vehículos cargados con bidones y pipas conteniendo diésel.
Zacatelco no está exento de ser parte de la ruta huachicolera, pues por la zona ejidal que conecta con el Estado de Puebla a la altura de Xoxtla, también se ha vuelto paso obligado para sacar los hidrocarburos de Tlaxcala.
En esos lugares, como no atraviesan ductos de hidrocarburos, el Ejército Mexicano y Seguridad Física de Pemex no vigilan, dejando solas a las corporaciones estatales que se las tienen que arreglar para poder combatir la delincuencia.
La zona poniente es conocida porque ahí se realizan las tomas clandestinas de donde roban, principalmente en los municipios de Nanacamilpa y Calpulalpan, incluso en este año se han tenido incendios por operaciones fallidas.
En el lado oriente, municipios como Tequexquitla y Cuapiaxtla también sirven de ruta de acceso al territorio estatal, pues su cercanía con el llamado triángulo rojo así lo permite.
Esto ha hecho más difícil el trabajo de las autoridades y ha dado oportunidad de que el tránsito con materiales robados sea más libre, convirtiendo a Tlaxcala en la ruta comercial de la delincuencia.

miguelangel.lara74@gmail.com
f/ Miguel Angel Lara
t/ @Miguel Angel Lara