Comienza a caerse otra iglesia y el INAH no da respuesta

Municipios / Comienza a caerse otra iglesia y el INAH no da respuesta


AUTOR. Miguel Ángel Lara Nuñez


Ahora es la de Axocomanitla, el techo se ha deteriorado por la humedad y se han desprendido pedazos; no pueden arreglar por su cuenta, solo con autorización

En la zona sur del Estado de Tlaxcala, la iglesia de una de las cabeceras municipales de esa región comienza a mostrar deterioros que pudieran desencadenar daños graves como se ha visto en otros templos religiosos, sin que hasta el momento el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) haya dado una respuesta.
Se trata de la iglesia de Axocomanitla, dedicada a San Lorenzo y donde desde esta semana la actividad religiosa se ha incrementado debido a su fiesta patronal, pero también donde las personas, por seguridad, no han realizado alguna celebración.
El inmueble muestra exceso de humedad en la parte superior, y las molduras, hechas en yeso han comenzado a desprenderse, la decoración hecha a base de láminas de oro también se comenzó a caer, lo que ya comienza a preocupar a los Fiscales y al Párroco.
Hace unos días, durante una celebración eucarística, un trozo de yeso se desprendió del techo y lastimó la cabeza de una mujer, quien recibió cuatro puntos derivados del tamaño de la herida.
Ante esto, los representantes de la iglesia decidieron hablar con las autoridades municipales y del propio UNAH y lograron gestionar que se colocara una malla en el interior del templo, cerca del techo, que ayude a evitar que los trozos de molduras lleguen a la gente.
De acuerdo con los fiscales, el INAH tiene la responsabilidad de dar una respuesta a los trabajos de remodelación, que fueron iniciados desde el mes de diciembre de 2015, y que hasta la fecha no se han entregado debido a que, en vez de solucionar el problema, este se agravó.
El Párroco, Elpidio Pérez Portilla, señaló que el Templo de San Lorenzo presentaba afectaciones por la humedad desde hace algunos años, por lo que en 2015 se solicitó que, a través del presidente municipal en turno, se gestionara la remodelación.
Esto se hizo y el INAH inició los trabajos que fueron concluidos meses después, sin embargo, la persona responsable, quien dijeron es una arquitecta de nombre Magnolia, pidió que se esperara hasta la temporada de lluvias para ver los resultados y el problema empeoró.
“Realmente no se solucionó el problema de la humedad, vinieron y revisaron el techo y se dieron cuenta de que no funcionó, con las lluvias esto empeoró y el techo comenzó a caerse, se han caído las molduras y la decoración que es de oro, algunas piezas de yeso también”, argumentó el sacerdote.
Ahora, poden que el INAH y la arquitecta que fue quien realizó la obra, se hagan responsables y lo reparen, son embargo hasta ahora no han tenido respuesta.
En el techo se ha tenido que colocar una lona que funciona como impermeable porque no pueden realizar otras acciones, como reparar la iglesia por cuenta propia, porque aseguran que el INAH se deslindará del problema.
La obra de remodelación costó 636 mil pesos, y quedó mal, el INAH debe repararlo, por eso aseguran que no recibirán no declararán los trabajos como concluidos hasta que todo esté bien, pero también aseguraron que el INAH no da respuesta.

miguelangel.lara74@gmail.com
f/ Miguel Angel Lara
t/ @Miguel Angel Lara